Blog Post

Noticias
30 octubre 2016

Deleitate en Dios Mientras Esperas La Respuesta

Aunque no hayas recibido lo que esperas, cada día puedes acceder al amor de Dios, la gracia de Jesús y la comunión con el Espíritu Santo, que nos permite deleitarnos y tener plenitud de gozo.

En Hebreos 6:11-12 dice “deseamos que cada uno de ustedes muestre el mismo entusiasmo hasta el fin, para la plena realización de su esperanza y para que no se hagan perezosos, sino que sigan el ejemplo de quienes por medio de la fe y la paciencia heredan las promesas”.

Hacer morir lo negativo en nosotros, es la forma de hacer vivir el entusiasmo que debemos mantener en la fe. Muchos se apagan antes de tiempo y naufragan en el camino de Dios, pero al final, será más caro y difícil naufragar, que avanzar a pesar de las dificultades. Mientras esperamos las promesas de Dios, tenemos que disfrutar el amor de Dios, la gracia de nuestro Señor Jesús y la comunión del Espíritu Santo.

Anhelando a Dios, es que vamos a tener en la espera de nuestra respuesta, una vida de gozo, paz y victoria. Aunque hoy no se haya podido ver realizadas tus peticiones y sueños, tienes disponible la plenitud de la gracia de Dios. Siempre es un buen momento para tener amistad con Dios, que nos ayuda a desarrollar la paciencia necesaria hasta alcanzar sus preciadas promesas, las cuales llegan cuando obtenemos previamente la victoria en nuestro corazón.

Oremos así:

“Dios Padre, gracias por tu infinito amor, que me permite tener victoria ahora mismo por tu gracia, y por la comunión con el Espíritu Santo. Hoy me deleito en tu presencia y recibo plenitud de gozo en el nombre de Jesús. Amén”